martes, 24 de noviembre de 2015

INCLUSIÓN: ACCESIBILIDAD Y SEGURIDAD COGNITIVA

En el año 2012 Acceplan publicó los primeros artículos sobre Accesibilidad Cognitva, un aspecto de la accesibilidad universal poco tratado hasta ese momento. Respondiendo a la sugerencia de Fernando Alonso, trabajé sobre los espacios laberínticos y los umbrales, conceptos que se proponían unos como como efectos a romper y otros como requisitos o condicionantes para facilitar la orientación espacial de entornos y edificios. En ese momento el “Modelo para Diseñar espacios Accesibles, Espectro Cognitivo” estaba aún en desarrollo y estos artículos (que se pueden leer en este mismo blog) pasaron a formar parte de los capítulos del libro publicado por La Ciudad Accesible (Granada, noviembre de 2014 primera edición y agosto 2015 segunda edición).

Después de llevar a cabo proyectos de diseño accesible en edificios públicos y privados (ayuntamientos, centros de personas con discapacidad y centros de día, edificios administrativos, universidades) de desarrollar cursos de formación con estudiantes y usuarios con diversidad funcional se pueden avanzar nuevos conceptos que no hubieran sido posibles sin el conjunto de innovaciones desarrolladas anteriormente en la materia, tratada como un medio o instrumento para la inclusión de personas con diversidad cognitiva. Estas experiencias con usuarios condujeron a la consolidación de los conceptos que se desarrollan a continuación.

Seguridad espacial cognitiva


La accesibilidad cognitiva o universal, es el resultado de pensar en todas las personas y una condición a la que deberían tender los entornos y edificios si se pretende que el hábitat donde se desarrollan las actividades humanas y sus relaciones recupere un objetivo de calidad que casi se ha perdido, en pro de un desarrollo desmesurado de las infraestructuras, los intercambiadores y de la tipología de barrios que se diseñan. Para ello el espacio debe reunir unas condiciones de calidad ambiental que permitan que todas las personas puedan desarrollar sus cualidades sin que medien barreras y sin que se pierda la calidad estética, funcional y la creatividad de los diseñadores de esos entornos y edificios. Este objetivo que se ha olvidado en tantos casos, es una condición que lamentablemente pertenece a más del 90% de los entornos, incluidos aquellos dedicados a actividades donde se desenvuelven personas con diversidad funcional.


De la conclusión anterior se deriva un concepto complejo que tiene repercusiones sobre el disfrute y el respeto del conjunto de derechos de las personas con discapacidad que emanan de la Convención que España refrendó en el año 2008. Es la inseguridad cognitiva, una sensación física y mental (sin ser física de manera inmediata) como consecuencia del estrés y de la angustia que genera la confusión, la desorientación y la pérdida de referentes espaciales.  Esta sensación solo puede eliminarse si se generan una serie de respuestas en materia de diseño que el espacio debería ir introduciendo, acompañadas por soluciones de apoyo de índole verbal, escrita y gráfica.

La inseguridad cognitiva tiene su reflejo en el aislamiento, la dependencia de apoyos humanos y de excesos en la búsqueda de tecnologías para el control personal, que se justifican publicitándolas como tecnologías que apoyan a las personas. Un hábitat cognitivamente accesible es un paso de gigante que habría que dar para la inclusión de todas las personas que libremente quieran y puedan desplazarse, comunicarse y relacionarse.  Pero donde es absolutamente necesario es para el logro de la autonomía, como el derecho a la toma de decisiones en relación con el desarrollo de actividades que en las actuales circunstancias les están vedadas a muchas personas, debido a las dificultades que el entorno entraña para sus desplazamientos y su seguridad física y mental.

A lo largo de los últimos años en que la accesibilidad universal desarrolla conceptos primero y normativa después, la parte cognitiva no ha recibido respuestas ni audaces ni comedidas por parte de aquellos que establecen reglas y mandatos sobre este tema.  Tal vez estos desafíos se miran con mucho respeto, debido a la heterogeneidad de situaciones que se encuentran en el espectro cognitivo. Retrasar la necesidad de asumir la obligación de diseñar espacios para la seguridad cognitiva -autonomía personal e inclusión social- es una meta que no se puede justificar por el exceso de normas que ya existen sobre accesibilidad universal: la seguridad cognitiva requiere sus propias determinaciones y conceptos.

Aparentemente, desde instituciones y organismos no se cree necesario establecer normas de diseño para la seguridad cognitiva. Esto va a determinar de manera permanente y a largo plazo (sobre todo en espacios urbanos)  menor calidad de vida para muchas personas, jóvenes y mayores Precisamente desde la experiencia en diferentes espacios, con usuarios y diversidad se ha comprobado que determinadas reglas de diseño, no solo la señalética son fundamentales para asegurar a las personas que desde que salen hasta que llegan a su destino, lo hacen de manera segura con autonomía y seguridad cognitiva. Porque “Cada vez que recordamos algo nuestro cerebro reescribe nuestros recuerdos para ajustarlo a nuestras expectativas y creencias” (Rodrigo Quian Quiroga, ver pie de página). Y la disminución de alternativas, disminuye también los recuerdos y las actividades cerebrales, la memoria semántica de espacios y personas, que por el contario, activan las  experiencias, las expectativas permanentes y la capacidad de abstracción.

Una plataforma para la inclusión

La comunidad y la sociedad en su conjunto son la motivación principal para trabajar, un compromiso adquirido por España a partir de su adhesión a la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas en 2008. Y sobre todo, para cumplir con lo que determina la legislación nacional y local en materia de respeto por los derechos de las personas con diversidad funcional.
La inclusión tiene un significado que debe ser maximizado, ya que es la interacción en el espacio, en un contexto determinado, compartiendo conocimientos y actividades con y entre todas las personas, con su propia diversidad funcional: el círculo de la inclusión.  Pero lo que hay que evitar es un círculo que hoy margina, y no alienta el conocimiento de todos los entornos y espacios, las personas, las organizaciones, las actividades.

Una plataforma para la inclusión requiere abrir el círculo y sobre todo cooperación, ya que no se puede hacer de manera aislada y segregada: esto es lo opuesto a la inclusión. La unión de esfuerzos, opiniones y grupos de trabajo fortalecerá un camino sin vuelta atrás de derechos humanos y evitará que la cadena se rompa en el punto que debería ser más fuerte y está resultando más débil: la de la cooperación y colaboración entre instituciones especializadas en aras al logro de la calidad de vida de todas las personas. “La unión hace la fuerza”, y en este caso la fuerza reside en la consolidación de las condiciones de igualdad y de los derechos individuales para la toma de decisiones, a través de un entorno y una información accesibles y de una sociedad inclusiva, sin matices proteccionistas, pero segura para todos.


Pie de página: Rodrigo Quian Quiroga es el neurocientífico que descubrió la neurona de Jennifer Aniston. Autor de “Borges y la memoria”.

Foto: Integrantes del Curso de verano de la UPCT

domingo, 30 de agosto de 2015

ACCESIBILIDAD COGNITIVA: UN POCO DE HISTORIA

La accesibilidad cognitiva es un conjunto complejo e interdisciplinar de conceptos. Algunos están sumamente claros -como la orientación, factor sustancial para la autonomía en el espacio- pero otros dependen de quienes sean los que marquen los lineamientos de este complejo conjunto de conceptos y metodologías de investigación y de práctica. Solo se detallan aquí aquellos que llegaron a resultados y están publicados (no se incluyen proyectos o encuentros, que si los hubo, como el del CEAPAT, 2013).

DIFERENTES CONTRIBUCIONES DESDE EL AÑO 2003

AÑO 2003

Desde el punto de vista primigenio del concepto uno de los primeros documentos que se publicó dando tratamiento (desde la investigación con usuarios y entornos y edificios) a la accesibilidad cognitiva fue el publicado por UNDP-UNV de Ecuador con el texto denominado: 
Espacios para el bienestar, atención a la diversidad: Derecho a la calidad de vida para la diversidad: entorno, arquitectura, accesibilidad, seguridad”. Autora: Berta Brusilovsky Filer, Voluntaria de Naciones Unidas UNDP (Origen: Beca Mapfre Social, Viviendas con Apoyo)

Aparece en Google con las siguientes referencias:
https://books.google.es/books/about/Espacios_para_el_bienestar_atencion_a_la.html?id=rnIlGwAACAAJ&redir_esc=y


Clasificación previa: Calidad de vida.- Personas y personajes.- Espacios para el bienestar.- Reflexiones finales: Urbanismo y arquitectura para el aprendizaje. Apendices: El método y las técnicas de investigación. Mecanismos del aprendizaje y la memoria. Estrategias de investigación en el retraso mental (91 páginas).
Se destacan en este documento los conceptos del ABC para el Bienestar: que debe encontrar su respuesta en un sistema que tenga en cuenta el espacio como organizador funcional y de significados (página 45).
Conceptos básicos: organización, centro y recintos



 AÑO 2008

La Accesibilidad Cognitiva ya aparece con esta denominación en el Documento digital de la Fundación ONCE y otras instituciones participantes.
 
 
 Capacidades cognitivas

Las capacidades cognitivas son aquellas que se refieren a lo relacionado con el procesamiento de la información, esto es la atención, percepción, memoria, resolución de problemas, comprensión, establecimientos de analogías entre otras.
La organización estadounidense de y para personas con discapacidad intelectual The Arc define la accesibilidad cognitiva en términos de una serie de requisitos que el proceso de comunicación debe cumplir para que la información sea accesible:

-       Disminuir la dependencia de la memorización como herramienta para recordar información.
-       Utilizar el mayor número de formatos complementarios como sea posible (visual, audio, multi-gráfico).
-       Reducir la necesidad del destinatario de utilizar sus habilidades organizativas complejas.
-       Presentar en un vocabulario o nivel de lectura que se aproxime al nivel de comprensión de los receptores.
Orientación en el entorno urbano
Las distintas medidas en favor de la accesibilidad cognitiva del medio urbano buscan facilitar la comprensión y la orientación espacio temporal, la memorización y la predicción en los itinerarios, el desenvolvimiento en el transporte y en los edificios de uso público a través de distintos recursos enfocados a servir la información en términos eficaces y comprensivos.

AÑO 2009
“La Fundación ONCE realiza un estudio sobre la accesibilidad del entorno urbano (viabilidad, edificios públicos y trasportes) considerando las capacidades cognitivas de los usuarios, poniendo especial énfasis en las necesidades de las personas con discapacidad intelectual.
 
El estudio, elaborado por Technosite, está recogido en el proyecto “Accesibilidad y capacidades cognitivas: movilidad en el entorno urbano” y fue presentado el 19 de mayo de 2009 en una jornada organizada por la Fundación ONCE que ha contado con numerosos expertos en accesibilidad universal.
 
 
AÑO 2011-2013
El trabajo final del Master de Accesibilidad Universal y Diseño para Todos “ Modelo de Accesibilidad y calidad de Vida, Discapacidades intelectuales o del desarrollo". que es seleccionado entre los mejores de ese año es el germen del libro que sale a la luz dos años después, no sin antes concretar más sus contenidos con el desarrollo del Curso de Accesibilidad Cognitiva en la EIA de la Ciudad Accesible, que provee de experiencias prácticas al contenido del texto. A partir de febrero de ese 2014 se comienza a trabajar con Afanias Plegart-3 en proyectos participativos.
AÑO 2014
Editor: La Ciudad Accesible: Se publica el libro que sustenta metodológicamente el diseño de espacios accesibles: “Modelo para Diseñar Espacios Accesibles, Espectro Cognitivo”.
Se presenta en el Congreso "Enfoques innovadores en Accesibilidad", Huelva. Universidad de Huelva. Noviembre 2014.
Dice lo siguiente (página 36):

“Partiendo de estas precisiones iniciales (link anterior de Fundación ONCE y otras instituciones) se desarrolla un modelo para el diseño y diagnóstico de espacios accesibles. A los aspectos que enuncia The Arc, se incorporan en este documento elementos para el diseño del entorno y de la edificación que a criterio propio  y gracias a las investigaciones realizadas, pueden actuar como facilitadores para que la accesibilidad cognitiva esté libre de obstáculos, sobre todo, de aquellos que dificultan la percepción y actúan como barreras a la movilidad por su capacidad de crear situaciones de estrés, confusión, desorientación e inseguridad.
 
Rompiendo así, el binomio desorientación/barrera y potenciando la autonomía con apoyo humano y sin necesidad de recurrir a ello.


Principios universales y del diseño

Neutralizar el efecto laberinto o confusión interna del diseño, principal barrera para la orientación en el espacio.
Acoplar -simplificar- perfectamente los encuentros en las uniones espaciales y encrucijadas (semejante a la limpieza topológica o del diseño en el dibujo de planos) para evitar duplicaciones, segmentaciones, confusión y desorientación. Eliminar obstáculos.
• Crear referencias-inferencias con lectura fácil o textos comprensibles -de contenido y por su localización espacial-.

Principios del diseño u organizadores visuales

Efecto umbral en espacios longitudinales, con marcadores a través de secuencias, para evitar alteraciones visuales y emocionales.
• Efectos visuales orientadores a través de la agrupación-segregación, importante fenómeno de la percepción.
• Referencias-inferencias con la semántica de las formas.

Principios de la tecnología

• Apoyar la autonomía, sin restar capacidades, apoyándolas para incrementar habilidades no sustituirlas.

Dimensiones del Modelo

Organización, lugares, recintos, centro, conductores, sinapsis y atributos (en negrita los que ya estaban considerados en 2003).

 Aprehensión cognitiva (página 225)

 El diseño de los entornos, espacios y servicios públicos (y privados de uso y disfrute público) debe ser comprensible por todas las personas usuarias, con independencia de sus capacidades. Deben facilitar la orientación para su uso y aprovechamiento. La señalización es un apoyo importante, pero complementario.

Afanias- Plegart 3 trabaja con el modelo y metodología participativa en evaluación de entornos y edificios.

AÑO 2015

 FEAPS Madrid publica la Guía de Recomendaciones en Accesibilidad Cognitiva.

 
De la guía se extraen los siguientes conceptos
 
 
La Accesibilidad es una característica que tienen algunos lugares a los que se puede llegar o entrar fácilmente.

También es una característica que tienen algunas cosas que se compren­den con facilidad.
Ha de tener en cuenta las herramientas básicas para la autodeterminación definidas por FEAPS

La comunicación (ya sea mediante lenguaje oral o sistemas alternativos).
Las interacciones sociales significativas y recíprocas.
La posibilidad de controlar con eficiencia la conducta de los demás.
La permanente información por adelantado así como la información de lo realizado.
La presencia en un entorno que ofrezca oportunidades y respete la di­versidad.
El clima social afectivo positivo.
La participación en un contexto libre de situaciones que impliquen amenaza o riesgo personal indebido.
El mantenimiento y aumento de la autoestima.
 
También ha de tener presente las barreras a las que se enfrentan las personas con discapacidad, referidas a las habilidades relacionadas con el procesamiento de información: Atención. Percepción. Memoria. Resolución de Problemas. Comprensión. Establecimiento de analogías. Lectura, lingüística. Comprensión verbal.
Un grupo de personas con discapacidad intelectual de la Asociación APAMA ha elaborado una definición de accesibilidad cognitiva que dice que es:
Una forma de dar información que las personas entiendan.
Se puede aplicar a cualquier área.
Que las personas sean capaces de entender la información más clara.
Puede ser útil para extranjeros, despistados, personas que no sepan leer.
 
Año 2015

 
Segunda edición del libro Accesibilidad Cognitiva, Modelo para diseñar espacios accesibles.
 
Accesibilidad cognitiva (página 313)
 
 
El hábitat al alcance de todas las personas que se desenvuelven con autonomía en el entorno, las infraestructuras, los edificios y los servicios.   Comprensión fácil de todos los espacios de uso público y privado, los objetos y los servicios.

Los Principios y las Dimensiones se mantienen y se incorporan todas las experiencias llevadas a cabo en aquellas universidades que han incorporado un módulo de Accesibilidad Cognitiva dentro de la asignatura Accesibilidad Universal.
 
 Se avanza con una propuesta de normativa y se incorpora un proyecto completo ejemplificador de los trabajos de accesibilidad llevados a cabo.
 

Afanias-Plegart 3 y SOI Cartagena trabajan con el modelo en evaluación de entornos y edificios
 
 


 









martes, 3 de febrero de 2015

Accesibilidad cognitiva: es urgente crear normativa

Ya no se debe retrasar mas o convertimos a la accesibilidad cognitiva (inclusiva) en un bosque de señales, como la solución más conocida para resolver algo que ya no es un misterio. Funcionamiento humano y diseño deben ir de la mano y no hacer depender a las personas del gusto personal (o disgusto) de muchos profesionales y de señales que tratan de resolver desajustes espaciales.

Como ya he dicho muchas veces es cuestión de ética.

Los libros táctiles y las pinturas hápticas son una solución maravillosa para personas que no ven desde su nacimiento o que han perdido la vista, además de la escritura en Braille. Todo lo que esta escrito es perfecto para personas que han nacido sin audición o que la han perdido. Las personas con problemas de movilidad usan rampas, ascensores, ayudas técnicas, bastones, prótesis, sillas de ruedas.

La lectura fácil es ideal para personas que no pueden acercarse a lecturas complejas. Y la letra dislexia (Christian Boer) es ideal y perfecta para los niños y adultos con dislexia,

Ahora las personas con diversidad del espectro cognitivo además de todo lo anterior tienen la posibilidad de pedir ¡EXIGIR! que se redacte una normativa para que el espacio se diseñe con los ajustes que sean facilitadores para ellos.


Diseñar espacios accesibles

Si cuando entramos a un edificio público se "organiza" claramente a partir de un "centro focal", orientador de usos, actividades y sobre todo, de direcciones a través de elementos gráficos o de color colocados en espacios "puente" (espacios sinapticos) las personas, todas, sabrán como y a donde ir sin necesidad de estar desorientadas e indagando por horas acerca de donde atiende el médico que les ha tocado en suerte, el aula a la que deben acudir, el teatro para el cual han sacado las entradas.   Realmente el buen diseño contiene todos estos elementos. Pero no siempre se establecen las relaciones adecuadas ni se valoran algunas cualidades de la organización: la continuidad, la contigüidad.
 
 
Resolviendo la separación con puentes y aquí si, con adecuadas señales.
 
Si los desplazamientos son a lo largo de los pasillos del metro no cuesta casi nada diseñar  unas balizas o umbrales con secuencias que vayan pautando su camino, su recorrido y den seguridad sobre "de donde vienen y hacia donde van". Y esto es autonomía y calidad de vida, como para las anteriores lo son sus diversas, adecuadas y estupendas facilidades.
 
Por eso vamos a avanzar muy pronto con una solución, una respuesta que algunas personas y profesionales creemos que es el mejor camino a seguir, sobre todo cuando se apoya en organizaciones familiares, profesionales y muchos esfuerzos  personales.
 
 
                               
 
 
 


 

sábado, 13 de diciembre de 2014

ACCESIBILIDAD INCLUSIVA: METRO PLAZA DE CASTILLA

Palabras clave: organización, encrucijadas, sinapsis, enlaces, balizamiento, fenómenos de la percepción visual, centro focal.

Justificación

Me he tomado la libertad -ya que nadie me lo ha solicitado- de hacer un  comentario sobre la accesibilidad cognitiva de una ruta corta dentro de la estación de Metro Plaza de Castilla desde su acceso por el Canal Isabel II, ya que es la que utilizo todos los días desde que viajo en Metro, hace casi 40 años. Espero que estos comentarios puedan servirle a quien los lea y puedan ser promotores de otros parecidos. Es preciso aclarar que no se trata de una investigación sino de un comentario, ya que para profundizar más habría que hacerlo con los responsables de accesibilidad del Metro, utilizando formularios de diagnóstico, planos de recorridos, imágenes detalladas y en todos los espacios implicados de la estación.  (Solo aporto imágenes).Lo que se comenta respeta al 100% la organización actual de la estación.

Son muchas las horas que paso caminando por sus largos pasillos, pensando en “cómo” las personas se orientan o desorientan ante algunas soluciones de la estación, una de las más antiguas del Metro de Madrid.  Plaza de Castilla es una estación cómoda, amplia y luminosa. Se la podría calificar como una  de las menos complejas de la red de Metro. Desde su ampliación, con la construcción en el año 2009 del intercambiador de autobuses es un centro focal para miles de viajeros que diariamente usan las líneas de Metro de Madrid como medio de transporte rápido y cómodo.

En los encuentros y seminarios se habla de las dificultades en las grandes infraestructuras con relación a la accesibilidad física y sensorial. Pero hay que destacar que grandes espacios y longitudes excesivas de desplazamiento implican problemas de orientación y de comprensión de enlaces y conexiones, (organización) desarrolladas para mayor complicación en diferentes niveles (imagen acceso y torniquetes años 70).

Más allá de lo que ya se haya consolidado para hacer más accesible la estación, hay algunas medidas que todavía se podrían tomar para mejorar la accesibilidad cognitiva en su acceso desde el antiguo Depósito y Fundación del Canal de Isabel II. Escojo este acceso y los recorridos que unen esta entrada con otras dentro de la misma estación, porque siento verdadero afecto por este lugar. Y porque con la construcción del intercambiador de Plaza de Castilla, se hicieron importantes obras de mejora en otros espacios dejando sin solucionar algunos aspectos que no facilitan precisamente aquí, la movilidad de muchas personas.


Conceptos
Se utilizan los conceptos del "modelo para diseñar espacios accesibles, espectro cognitivo” como un “sistema de apoyos”, reuniendo las cualidades de todos los usuarios con soluciones pensadas para potenciar su funcionamiento,  y su orientación y contribuir a facilitar la vida de muchas personas.  Se trata de que muchas de ellas que se afanarían por los pasillos para llegar a sus actividades o para reunirse con sus amigos, hoy tal  vez hoy no lo hagan por falta de seguridad en sus desplazamientos.

Los intercambiadores y las estaciones combinadas no dan tregua a los usuarios, creando largas e interminables longitudes de pasillos, sin que haya en ningún momento posibilidad de detenerse, porque ese no es el objetivo, salvo en la zona expresamente comercial. Sin embargo, en "rincones" donde se encuentran estos caminos se localizan los músicos del Metro que aprovechan el paso de los viajeros para  ofrecer su espectáculo. Estos espacios son, precisamente estratégicos por eso los eligen. Se trata de encrucijadas donde circula el mayor número de usuarios porque se abren en varias direcciones y destinos. Completo con los siguientes términos  el glosario que voy a utilizar: marcadores o balizamiento (umbrales), como la señalización que guía a los caminantes y sinapsis o enlaces, o "puentes" que unen dos espacios de igual o diferente categoría. Finalmente: fenómenos de la percepción visual son aquellos que ayudan al reconocimiento y por lo tanto, orientan  a los usuarios.

 Para facilitar la lectura se ha organizado la ruta en tres tramos continuos (organización) 1) desde el acceso hasta la planta inferior -donde se produce la primera encrucijada con cambio de dirección-. 2) El segundo tramo (líneas 9 y 10) donde se produce un nuevo cambio de dirección. 3) El tercer  tramo entre el cambio de dirección y un espacio focal de la planta en el que se reúnen: las dos direcciones de la línea 1, todas las salidas hacia el exterior o hacia los dos intercambiadores de transporte (exterior-interior). Este espacio focal, a pesar de su importancia y como se verá más adelante, queda diluido en la continuidad de los espacios de circulación.

Primer tramo
Desde la esquina del solar del Canal de Isabel II se accede o se sale del Metro, por dos entradas, una con escalera y un ascensor accesible. Estos no ofrecen duda, salvo el arrinconamiento del ascensor, que al llegar a la planta inferior, se esconde sin que se anuncie claramente su presencia.  (Imagen de la Fundación Cultural,  que se extiende en una parte importante del solar, creando espacios culturales con estructuras livianas desmontables).
Aparentemente secundario para la red -ya que el intercambiador se ubicó en el extremo contrario- este acceso tiene los elementos  mínimos para que el usuario se detenga: máquinas expendedoras.
Claramente no está concebido como espacio focal, solo de paso, Incluso los anuncios de trenes, solo alcanzan a las líneas 9 y 10 (no aparece la línea 1). A pesar de esto, muchas veces personas sentadas en sus escaleras leyendo, hablando o consultando su teléfono dan vida al espacio. Ya en su interior, un aparato de intercomunicación y cámaras de vídeo vinculan con el personal de la estación. Su concepción como espacio central clave (ahora no lo es), lo hubiera dotado de elementos de orientación -con imágenes y maquetas- dirigiendo a los usuarios hacia la Fundación Canal, importante institución regional que está situada a pocos metros de este acceso-salida.
Como se aprecia en la foto, es un espacio amplio, claro, vacío y sin identidad teniendo en cuenta lo que el usuario encuentra a la salida son equipamientos emblemáticos: Parque, Fundación Cultural, y antiguo Depósito en altura.
El ascensor hacia la siguiente planta debería indicar que es inclinado para no sorprender al usuario cuando está ya en su interior. Por este arrinconamiento es un espacio difícil de mantener limpio, como deberían estar siempre las instalaciones de los servicios públicos (imagen de la izquierda, otro de los ascensores L. 9 con la tipología: “espacio marginal”). 


Se llega a un espacio que comienza a ser complejo sin que se pueda hablar de un laberinto. Convergen tres escaleras (imagen superior), tres ascensores y no hay dispuestas indicaciones generales para sacar de la aparente  encrucijada al viajero, es decir orientar, salvo para aquellos que conocen perfectamente las rutas y las posibles alternativas. En este espacio focal por la cantidad de alternativas (aunque solo sea un cambio de dirección) es amplio. Sería útil reforzarlo a través de la colocación de un “elemento de diseño”, formalmente repetido en las sucesivas encrucijadas, que fuera reconocido por los usuarios con sus indicaciones, orientando caminos y direcciones a través de lectura comprensible y avisador con sonidos. (Imagen).

Segundo tramo


La complejidad del espacio (que no se formaliza como encrucijada porque se diluye hacia el pasillo y con las entradas a la línea 9) desarrollaba anteriormente  unas placas con publicidad que se habían colocado a lo largo de los pasillos: se trataba de un dibujo que remitía a las líneas de color del metro (sin serlo) y era, en realidad, el anuncio de una empresa de publicidad[1]. Esta información creaba contradicciones en una ruta que es muy clara y muy directa hacia las líneas 9 y 10, además de conducir a la línea 1 a través de otro cambio de dirección  No hay en estos recorridos ningún elemento que la percepción utiliza (con mucha frecuencia) para discernir y ayudar a los procesos de orientación: marcadores, balizamientos, luces, colores, formas, etc. Solo carteles fijos anunciadores de las estaciones en cada acceso, ya en el interior de las rutas que encaminan al viajero hacia los andenes. Y publicidad.



Hacia el final del pasillo de este segundo tramo, aparece otro cambio de dirección (en la imagen al fondo en el tramo correspondiente a la línea 10) se vuelven a encontrar varias opciones que como en el caso anterior, se indican con paneles de las estaciones de la línea 10  colocados en el muro interior ya dentro del acceso a bajada al andén. A veces están obstaculizados por la mesa de un vendedor de bisutería que se coloca en este lugar estratégico.





Tercer tramo

Siguiendo esta ruta (en la imagen) un poco más adelante pasada ya la línea 10 hay otro espacio clave del recorrido, con la aparición de: la línea 1 en ambas direcciones, los accesos a los intercambiadores (exterior e interior) de Plaza de Castilla. También comienza la cinta mecánica hacia la salida de los Juzgados.  Este es el punto más complejo y con menos información de esta planta: tanto de rutas, como de direcciones y enlaces. Es un espacio muy importante que se diluye en cinco direcciones posibles, norte, sur, este y oeste, además del acceso a la Línea 1. Esta sencilla solución orientadora (imagen siguiente) podría mejorar sin duda la orientación en las tres encrucijadas comentadas.

Sinapsis

Centrando la atención en los accesos a las rutas hacia cada una de las líneas, ese espacio superior  (en la imagen la viga en color azul: sinapsis, puente o enlace-) podría incorporar  anuncios de las líneas que conectan, L9, L10 (y posteriormente L1). Éstas, existen en un cartel lateral que no se aprecia desde el pasillo general, es decir que para verlo  el viajero tiene ya que haber accedido a su ruta. Esta ausencia invita a confundir la dirección  como tantas veces ha sucedido. Sería muy útil anunciar a través de este espacio con el color de la línea y su nombre en el dintel




Síntesis
* Colocar en los accesos generales, indicaciones sobre los servicios disponibles en la estación, aun cuando estén separados de ese recorrido.
* Dar mayor énfasis (como instrumento de orientación) al espacio de ingreso, dada la importancia que tienen en Plaza de Castilla el edificio de la Fundación, depósito elevado y el Parque del 4º Depósito del Canal Isabel II.
* Centralizar información en las encrucijadas y colocar marcadores en largos recorridos.
* Colocar el nombre o número de línea, en las sinapsis (uniones-puente) entre las circulaciones generales y las particulares de cada una de las líneas. 
* Valorar la publicidad del espacio público, que debería centrar sus opciones en facilitar la movilidad de los usuarios y la comprensión de la información (ejemplos hay  muchos, pero si no los encontráis, os aconsejo mirar el proyecto Smart Cities de IBM)
* Evitar excesos, desdoblamientos  o superposición de señales. Limpieza del diseño.
* No llevar a cabo todas las soluciones propuestas aquí. Se pueden elegir las más accesibles para todos, especialmente si  se obtiene esta información de una consulta con los usuarios.
Canal Isabel II. Segundo depósito (años 1936-1939)


[1] Este comentario se escribió en el mes de marzo cuando en los pasillos se habían colocado paneles con líneas de colores muy semejantes a las de la red de Metro. En este momento se han cambiado por otros paneles de publicidad.